(en linea )

comparte

Bookmark and Share

moreno y la tortuga (cuento dedicado)


En un cercano país llamado “Lo Soñé’ vivía un príncipe moreno que encantaba a las doncellas con su música y gestos caballerosos, todas las doncellas de palacio lo apreciaban, valoraban y respetaban su amor por ‘Niña’ la princesa a quien amaba el príncipe Moreno.
Un triste día el rostro de moreno perdió su sonrisa y su mirada llena de luz, era tanta la pena y confusión que sentía el príncipe que salía por las tardes y las noches a pensar. En sus caminatas diarias encontró mucha gente interesante con quienes compartía algunas horas, entre ellos los animales del reino, los que intentaban devolverle la sonrisa a moreno, pero el príncipe muy reservado, no contaba a nadie la razón de su dolor.
Así pasaron muchos días y moreno no mejoraba. Había ocasiones donde él se reunía a conversar con El Rey y le abría su corazón, pero las cosas no cambiaban, aunque las palabras del Rey le ayudan mucho, moreno seguía pensando en su interior.
Una noche mientras caminaba, se tropezó con una tortuga rosada, conversaron un rato y la tortuga que era más vieja, comenzó a relatarle historias de su vida, de cómo era la vida en el reino desde su punto de vista y de cómo se había formado su dura y firme caparazón a través del tiempo.
Moreno escuchaba, hasta que llego el momento de hablar. La tortuga atenta escucho de la misma boca del príncipe, como su corazón estaba confundido debido a ‘Niña’ su amada princesa y de cómo no podía dejar de pensar en el reino que construirían, en las tardes juntos y en la vida que soñaban con un final feliz.
Desde ese día, la tortuga y el príncipe pasaron mucho tiempo juntos, caminaban del brazo por el bosque y conversaban de sus vidas y de sus planes a futuro; pasaron tantas cosas juntos que aprendieron el uno del otro. El príncipe poco a poco resolvía los asuntos con su amada Niña y la tortuga por su parte, encantada con el príncipe, veía como su dura caparazón ya no estaba tan áspera y sentía que desde que había conocido al príncipe, ya no se ocultaba tanto dentro de su casa e incluso , ya no le pesaba tanto al caminar.
No había duda, el príncipe y la tortuga pasaban tanto tiempo juntos que los demás animalitos del bosque y las doncellas del reino seguían vigilantes los pasos de esta parejita.
Fue así como llego el otoño, el invierno y de nuevo la primavera. El príncipe ya resuelto caminaba feliz del brazo de su princesa y la tortuga muy conforme con los logros de Moreno, lo miraba desde lejos y hablaba con El Rey para que respaldara cada día la felicidad de los príncipes. La tortuga quería tanto al príncipe que todos los días consultaba a los animales del bosque si sabían algo de Moreno, paso días enteros planeando cosas para sorprenderlo y que tuviera momentos felices y muchas veces dejo a otros animales esperando con tal de caminar, aunque fuera unos momentos con el.
Tantos días pasaron, que un día la tortuga se canso de esperar y aunque recordaba la presencia de Moreno en sus días difíciles y de cómo su caparazón ya no fue tan pesada gracias él, la tortuga tuvo que reconocer, que el príncipe ya no la necesitaba y que ambos debían seguir sus vidas.
Al principio la tortuga lo paso muy mal, pues añoraba la compañía de moreno y en su vivido corazón se preguntaba si debía insistir en buscarle, seguir esperando y sufriendo por él o solo debía dejar que el tiempo hablara mas fuerte y que las cosas de dieran como debían ser.
Muy complicada y llena de temor, la tortuga decidió hablar con el Rey y escuchar su sabio concejo, El Rey le dijo: el amor todo lo espera, todo lo soporta, todo lo perdona, pero ten claro, que el perfecto amor, echa fuera el temor.
Desde ese día la tortuga decidió dejar de añorar a Moreno y que si la amistad que habían vivido era real, ella lo esperaría para cuando el quisiera volver, soportaría el tiempo sin saber que pasaba en sus días, perdonaría sus silencios y no tendría temor de que el volviera a irse.
El príncipe por su parte, camino muchos días junto a la princesa Niña, cada día juntos iban a ver al Rey y tanto los animales como las doncellas compartían con ellos, y el reino entero disfruto de la felicidad de vivir todos juntos y para siempre

3 CLIC ACÁ PARA COMENTARIOS¡¡¡:

Paz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Paz dijo...

oreno desgraciado!! :@
a veces pasa eso, que una persona resuelve sus problemas y abandona a sus amigos... en fin. Así es la vida
Muy lindo tu cuento :)

besitos!!

Paz dijo...

no tengo blog, pero tengo a donoso en fb :p soy paz hurtado
besoos!

Blog Widget by LinkWithin
 

El Blog de Aeilyn Missbook Soto G Copyright © 2009 donoso de missbook by adaptacion de aeilyn soto