(en linea )

comparte

Bookmark and Share

corazón descomprimido



En un afán de desahogo, romperé mis propias reglas y hablare sin respeto de lo que estoy sintiendo. Porque hoy, quiero dejar pegadas todas las impresiones, reales o no, de lo que estoy viviendo.
La vida no es fácil lo se. En el mundo, miles mueren sin Dios y se condenan a un infierno que nunca termina, miles viven en el mismo infierno hoy en día. Comparo mi dura realidad, con la de aquellos espíritus chocarreros que no han tenido la suerte de conocer la luz y no quiero consuelo, pues no lo merezco. Solo derrocho sentimientos de dolor para no anidar las injusticias de la vida en mi recorrido corazón.
Me esperan grandes pruebas y aun más desdichas de las que he vivido en estos años. Tengo un corazón que de mi pecho a caído al suelo miles de veces. Es verdad, lo entregue a Dios y él lo curo, me lo devolvió sano, como hecho de nuevo, pero he sido mala administradora de lo que siento.
Sufro penurias y mi ánimo cae. Escucho de Dios y vuelvo a vivir. Corazón limpio y luego corazón roto. Rodeada de gritos internos que se ahogan en la fachada de una cara de paz, donde toda una familia tiene su propio mundo privado, lleno de dolores y sobre todo temores.
Queremos descansar en el otro, pero cual de todos esta mas triste para levantar al caído.
Mi gran consuelo es Dios. Castillos son tus brazos señor. Veo el pasto desde la torre donde nos encontramos encerrados, miro de lejos los prados donde me prometiste descansaría. Me has puesto en lo alto, pero aun así no se como bajar. Veo distante y temerosa lo que viene. Como aquel que ve por un vidrio empañado desde el interior de la casa, como llueve en el exterior.
Veo la indigencia y me lamento del como y el porque. Sufro al ver que la vejes cumple su paso en mi familia, al ver que muchas veces nuestra fe no es suficiente como para llegar a ser viejos dignos.
Tengo pena, tengo pena. Me siento tan pequeña frente a todo lo que viene. Me siento mil veces madre de una familia que funciona al revés. Me veo intentando mantener a mis padres que no son viejos pero que no tienen donde caer muertos. Si pasara algo hoy, esta noche, no solo se irían con temores de saber como llegaríamos a mas, sino con el temor de saber como podríamos darles entierro digno.
Me duele el corazón al ver que no tenemos como ir a un dentista. Al escuchar a mi mama decir que no ve, al ver en los ojos de mi padre el cansancio de tantos años y oír su tos después de miles de años con ese maldito cigarro, al ver el estrés de mi hermano, de ver puertas que se golpean en la cara de esos que decimos amar tanto, palabras llenas de rencor salen de nuestras bocas, no por que nos odiemos, sino, por tanto que hemos acumulado.
Hoy escribo llorando nuevamente, porque es la forma en que saco este dolor para no hacer cómplices de lo que vivimos, lloro despalda a mi puerta, para que al entrar uno de mis padres no vea tristeza en mi mirar, ni temor en mi hablar, mi Dios es mi amparo, mi refugio y mi fortaleza, mi castillo, la roca de mi salvación…hoy mas que nunca siento mías las palabras de del rey David y entiendo que no es exageración todo lo leído, solo el vive, conoce su dolor.
Después de escribir me siento mejor. El entorno no cambia aun, pero con el corazón descomprimido es mas fácil decir.

Blog Widget by LinkWithin
 

El Blog de Aeilyn Missbook Soto G Copyright © 2009 donoso de missbook by adaptacion de aeilyn soto